RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Síntomas

Visión borrosa de cerca y lejos

Puede asociarse a circunstancias puntuales como la fatiga ocular.
Los defectos refractivos son causas habituales de falta de agudeza visual.
Pueden provocarla enfermedades que afectan a la córnea, al cristalino o a la retina.

¿Qué es?

La visión borrosa de cerca, lejos o todas las distancias es un problema relacionado con la agudeza visual. Es decir, por diferentes causas y durante un tiempo variable, el ojo presenta dificultades para enfocar los objetos del entorno que queremos ver y notamos que no los percibimos con total nitidez.

Patologías asociadas

Cualquier patología estructural ocular puede producir visión borrosa. A continuación detallamos algunas de las principales en función de la distancia de visión a la que afectan, aunque, por ejemplo, casos de hipermetropías elevadas pueden mermar no solo la agudeza visual cercana (como es característico de este defecto refractivo), sino también la lejana.

Hay circunstancias que no suelen revestir gravedad y pueden hacer que veas borroso de forma puntual y pasajera. Es el caso de la fatiga visual, uno de los problemas más frecuentes en la actualidad debido al gran uso de dispositivos con pantalla y la fijación de la vista en un punto concreto muy cercano durante un tiempo prolongado. Otras situaciones que pueden provocar visión borrosa temporal de cerca y lejos son el impacto lumínico (pasar de un sitio oscuro a uno muy iluminado, el flash de una cámara fotográfica, etc.), una bajada brusca de tensión arterial (habitual cuando te levantas rápidamente de la cama o del sofá), la falta de sueño, las migrañas o cefaleas intensas, un mal mantenimiento de las lentes de contacto, sequedad ocular por aire acondicionado o calefacción etc.

También es frecuente que las mujeres embarazadas sufran visión borrosa durante la gestación, debido a los cambios hormonales que alteran la forma de la córnea y propician el ojo seco, un factor ligado a la visión borrosa. En este caso, la alteración visual generalmente desaparece sin causar complicaciones después de dar a luz y tras la lactancia.

¿Cómo afecta la visión borrosa de cerca y lejos?

La visión borrosa puede afectar a los dos ojos o a uno solo y darse de forma momentánea o permanente. Además, puedes notarla solo cuando miras a objetos próximos situados a menos de medio metro de ti (como un libro, el móvil, el reloj, etc.) o, por el contrario, cuando miras a lo lejos, normalmente a más de 1,5 m (el televisor o un proyector, las señales de la carretera, las personas en un escenario o un campo de fútbol, etc.). En otras ocasiones, puede que la visión borrosa ocurra independientemente de la distancia.

¿Cómo actuar si tienes visión borrosa de cerca y lejos?

Debes prestar especial atención si la visión borrosa no es transitoria sino que persiste, en cuyo caso es necesario acudir al oftalmólogo para realizar un examen visual completo.

Si el origen es un defecto refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo), es importante que lo corrijamos de forma adecuada con gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva (ya sea mediante técnicas láser o implantación de lentes) para que tengas un buen confort visual a la hora de realizar tus actividades cotidianas.

Sin embargo, más allá de los problemas de graduación, la visión borrosa de cerca y lejos también puede ser síntoma de otras enfermedades oculares que conviene diagnosticar y tratar adecuadamente para evitar que puedan agravarse.