RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Enfermedades de la vista

Cataratas

cataratas
Más del 60% de los mayores de 70 años las padecen.
Cirugía rápida, sencilla y sin apenas riesgo en manos expertas.
No hace falta esperar a que estén muy avanzadas para operarlas.

¿Qué son las cataratas?

Las cataratas se producen cuando se pierde la transparencia del cristalino, una estructura ocular que funciona como lente y nos permite enfocar, dejando pasar los rayos de luz que entran en el interior del ojo y desviándolos para que converjan sobre la retina y así podamos ver nítido.

Cuando esta lente natural del ojo se vuelve opaca, nuestra visión se “nubla”, como si estuviésemos mirando a través de un cristal sucio o empañado. 

Se trata de la primera causa de ceguera en países en desarrollo y la patología ocular con mayor número de operaciones en los países desarrollados.

Si tienes cataratas es habitual que experimentes una pérdida de intensidad de los colores (con predominio de los tonos amarillentos) y dificultad para adaptarte a los cambios de luz y para ver bien de noche. También puede que notes cambios importantes e inesperados en la graduación de tus gafas e, incluso, una facilidad repentina para leer sin ellas cuando antes te resultaban necesarias (el cristalino se convierte en una especie de lente de aumento debido a los cambios que la catarata produce en él). De todos modos, el impacto en tu visión y calidad de vida dependerá de lo avanzadas que estén las cataratas, así como de su localización: 

  • Las cataratas nucleares se forman en el centro del cristalino y suelen evolucionar de forma lenta y progresiva. Son las más comunes con la edad.
  • Las cataratas corticales se extienden de forma radial desde la periferia del cristalino hacia el centro e, inicialmente, repercuten sobre todo en la visión de cerca.
  • Las cataratas subcapsulares afectan a la cápsula o parte trasera del cristalino y suelen evolucionar muy rápido y producir deslumbramientos.

La mayoría de los casos de cataratas se deben al proceso de envejecimiento del ojo, siendo una patología  que afecta a más de la mitad de la población a partir de los 65 años. No obstante, también hay otras causas o factores de riesgo que pueden acelerar la aparición de las cataratas, como:

  • Alta miopía 
  • Enfermedades metabólicas como la diabetes o el hipotiroidismo
  • Exposición prolongada a la luz solar u a otro tipo de radiaciones, así como a altas temperaturas
  • Inflamaciones oculares, como la uveítis 
  • Traumatismos oculares 
  • Tratamientos crónicos con corticoides

Asimismo, aunque son poco frecuentes, existen las cataratas congénitas, que aparecen ya desde el nacimiento.

La única solución para las cataratas es quirúrgica, una intervención muy segura y con resultados excelentes que permite una rápida recuperación de la visión. De hecho, tras la cirugía muchas personas comentan cómo vuelven a ver “en alta definición” y pronto notan como tienen menos caídas, conducen con mayor seguridad etc. 

Es importante consultar con el especialista para determinar el momento más adecuado para operar las cataratas en cada caso (no hace falta esperar a que la limitación visual sea muy importante) y realizar un estudio previo completo. No todas las cataratas son iguales y algunos pacientes, como los diabéticos o los que se han realizado ciertas cirugías oculares previas, pueden tener un mayor riesgo de complicaciones si no se lleva a cabo un buen diagnóstico y una indicación quirúrgica precisa. Por eso, en los centros oftalmológicos Miranza ponemos a tu disposición toda la experiencia de nuestro equipo y la última tecnología en consultas y quirófanos.