RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Enfermedades de la vista

Edema macular

Edema-macular-diabetico
Patología indolora que afecta a la visión central.
Complicación ocular frecuente en pacientes diabéticos.
Tratamiento con fármacos, láser o cirugía.

¿Qué es el edema macular?

El edema macular es una patología oftalmológica caracterizada por la inflamación de la mácula del ojo, una pequeña zona situada en el centro de la retina que se encarga de enfocar las imágenes y de percibir los detalles finos de la visión. 

Este trastorno se produce cuando los vasos sanguíneos que irrigan la retina se alteran, siendo muy permeables y/o presentando fugas, a través de las que se filtran fluidos que se acumulan en la mácula. Como consecuencia, la inflaman e impiden que pueda funcionar correctamente.

El edema macular no duele y en su fase inicial puede que no lo notes. A medida que avanza, se manifiesta en forma de visión central borrosa y distorsión de las imágenes (alteraciones en la forma de los objetos que te rodean, rasgos faciales deformados, líneas que se quiebran o se tuercen…), así como cambios en la percepción de los colores. Estos síntomas son característicos de daños en la mácula  y pueden dificultar actividades cotidianas como leer,  escribir o realizar otras tareas de precisión. 

El edema macular es una complicación relativamente frecuente de la retinopatía diabética y, de hecho, representa la principal causa de pérdida de visión en pacientes con diabetes. 

No obstante, también hay otras enfermedades que multiplican el riesgo de sufrir edema macular como:

En raras ocasiones, intervenciones quirúrgicas de cataratas , retina o glaucoma pueden ocasionar edema macular, que también puede aparecer como efecto secundario de algunos medicamentos.

En las clínicas Miranza te ofrecemos todas las soluciones disponibles para el tratamiento del edema macular:

  • Edema macular leve: suele resolverse con medicación antiinflamatoria en forma de gotas. 
  • Edema macular moderado-grave sin tracción: podemos recurrir a fármacos de inyección intraocular –fundamentalmente corticoides y antiantiogénicos para reducir la inflamación e impedir la formación de nuevos vasos sanguíneos–, así como  a la técnica de la fotocoagulación con láser para sellar las zonas de la retina en las que se producen las fugas de fluido.
  • Edema macular moderado-grave con tracción: estos casos están causados por la tracción del gel vítreo sobre la mácula. Por ello, solemos practicar una cirugía llamada vitrectomía, con el fin de recolocar el líquido que rellena el globo ocular y evitar que tire del centro de la retina.