RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Tratamientos

Operación de retina

operacion retina
Evita la pérdida de visión frente a muchas enfermedades del fondo de ojo.
Oftalmólogos expertos en vitrectomía y otras técnicas de cirugía vitreorretiniana.
Innovación tecnológica para la máxima precisión en quirófano.

¿En qué consiste la operación de retina?

La cirugía vitreorretinana incluye distintas técnicas de microcirugía ocular destinadas a actuar sobre el gel vítreo (líquido gelatinoso que rellena el globo ocular) y la retina (capa más interna del ojo, donde los estímulos luminosos se transforman en impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro para que este pueda interpretarlos).

La retina es un tejido muy complejo y altamente especializado, cuyo buen estado y funcionamiento es imprescindible para que podamos ver. Por ello, los avances en este campo quirúrgico han sido cruciales a la hora de evitar muchos casos de ceguera.

En los últimos años, la innovación tecnológica ha permitido utilizar instrumentos cada vez más pequeños para acceder al interior del ojo a través de incisiones mínimas y practicar operaciones menos traumáticas, logrando mejores resultados visuales y minimizando el riesgo de complicaciones. Asimismo, se han introducido vitrectomos de alta velocidad y están en desarrollo innovadoras tecnologías que, mediante ultrasonidos, “licúan” el gel vítreo en vez de cortarlo mecánicamente. Para lograr la mayor precisión en las maniobras quirúrgicas, también se ha mejorado la visualización de las estructuras intraoculares, gracias a equipos como la OCT  intraoperatoria (prueba diagnóstica llevada al quirófano) o los revolucionarios sistemas de cirugía en 3D.

Enfermedades que trata la operación de retina

Buena parte de las enfermedades retinianas requieren tratamiento quirúrgico, que, realizado de forma precoz y experta, permite salvaguardar la visión en muchos pacientes. Además, la cirugía vitreorretiniana también está indicada para tratar alteraciones propias del gel vítreo, (como hemorragias densas), problemas derivados de ojos con alta miopía –con un 40% más de riesgo de acabar de sufriendo alguna lesión en la retina– o complicaciones asociadas a la uveítis.

La vitrectomía, técnica en la que los especialistas de Miranza son referentes a nivel nacional desde hace más de 30 años, es la principal cirugía vitreorretiniana. Sin embargo, hay otros procedimientos que también podemos emplear, como la cirugía escleral para ciertos casos de desprendimiento de retina. Una buena indicación quirúrgica y el manejo experto de los distintos tipos de operación de retina permitirán obtener los mejores resultados en cada caso.

La recuperación variará en función de tu patología y de la técnica de operación de retina utilizada, aunque, en todos los casos, se trata de intervenciones que realizamos con anestesia local y que no requieren ingreso hospitalario.

Aunque al principio notes algunas molestias oculares, pronto irán remitiendo con la ayuda del tratamiento que te prescribamos. También percibirás cómo tu visión se va estabilizando progresivamente, ya que no alcanzarás la máxima calidad visual de forma inmediata, sino con el paso de las semanas.

Es importante que cumplas con las pautas postoperatorias indicadas y algunas recomendaciones básicas que también te detallaremos, como evitar movimientos bruscos o esfuerzos físicos sobre todo durante el primer mes. Sin embargo, salvo ciertas precauciones, podrás retomar tu vida normal y actividades cotidianas. Estaremos pendientes de seguir tu adecuada evolución mediante las visitas de control oportunas.

El perfeccionamiento quirúrgico, de la mano de cirujanos especialistas y de las innovaciones técnicas, ha hecho posible lograr resultados muy afinados con un riesgo muy bajo de complicaciones. La tasa de éxito es superior al 90-95% aunque, de forma excepcional, pueden ocurrir inflamaciones, infecciones o hemorragias postoperatorias,  así como un desprendimiento de retina o un aumento de la presión intraocular, que deben manejarse de forma experta.

Asimismo, aunque la cirugía se haya desarrollado correctamente, sobre todo en pacientes mayores de 50 años, puede aumentar la probabilidad de desarrollar una catarata al cabo del primer año.