Cirugía refractiva con técnicas láser y lentes intraoculares
¡Libérate de las gafas!

Si quieres dejar de depender de tus gafas o lentes de contacto, actualmente puedes optar por multitud de soluciones personalizadas, que se dividen en dos grandes grupos de procedimientos quirúrgicos: la cirugía refractiva láser y la cirugía con lentes intraoculares.

En todos los casos, en las clínicas Miranza buscamos siempre la mejor combinación de eficacia, seguridad y satisfacción de las necesidades visuales de nuestros pacientes.

No existe una técnica mejor que otra, sino que hay una técnica adecuada para cada persona, en función de las características oculares y de otros factores como la profesión, aficiones, hábitos de vida, expectativas…

Nuestros especialistas se encargarán de asesorarte, ya que de una buena indicación quirúrgica depende hasta un 80% del éxito en los resultados.

“Lo primero que hago por la mañana ya no es tocar la mesita de noche para buscar las gafas, y puedo quedarme dormida viendo una película sin preocuparme por llevar las lentes de contacto puestas.”

Ángela, paciente de Miranza

“Dejé de tolerar las lentillas y tener que depender de las gafas me limitaba en mis aficiones, como son bailar y bucear. Desde que me operé, puedo disfrutar de ellas con total comodidad.”

Mercè, paciente de Miranza

“Lo primero que hago por la mañana ya no es tocar la mesita de noche para buscar las gafas, y puedo quedarme dormida viendo una película sin preocuparme por llevar las lentes de contacto puestas.”

Angela, paciente de Miranza

“Dejé de tolerar las lentillas y tener que depender de las gafas me limitaba en mis aficiones, como son bailar y bucear, Desde que me operé, puedo disfrutar de ellas con toral comodidad”

Mercé, paciente de Miranza

¿Por qué elegirnos?

En las clínicas Miranza estamos a la vanguardia:

Somos oftalmólogos súper especializados.
Con gran experiencia en procedimientos refractivos, tanto de cirugía refractiva láser como con lentes intraoculares.

Somos oftalmólogos súperespecializados.
Con gran experiencia en procedimientos refractivos, tanto de cirugía refractiva láser como con lentes intraoculares

Nuestro equipo médico no solo está compuesto por especialistas en cirugía refractiva, sino también por expertos en las distintas patologías oculares (ojo seco, enfermedades de retina, catarata, glaucoma…), así como en estética de la mirada. Esto nos brinda la oportunidad de ofrecerte una atención oftalmológica 360º, acompañándote en cada etapa de tu vida.

Nuestro equipo médico no solo está compuesto por especialistas en cirugía refractiva, sino también por expertos en las distintas patologías oculares (ojo seco, enfermedades de retina, catarata, glaucoma…), así como en estética de la mirada. Esto nos brinda la oportunidad de ofrecerte una atención oftalmológica 360º, acompañándote en cada etapa de tu vida. 01

¿Cómo sé si puedo operarme?

La cirugía puede ser para ti tanto si tienes miopía (mala visión de lejos) como hipermetropía (mala visión de cerca). Además, también permite tratar el astigmatismo (visión distorsionada en todas las distancias), que, cuando se presenta asociado a los otros dos defectos refractivos, puede corregirse a la vez, en una misma intervención.

En las clínicas Miranza contamos con la tecnología diagnóstica más avanzada para realizar un estudio preoperatorio exhaustivo, que, apoyado en el criterio experto de nuestros oftalmólogos especialistas, nos permita determinar la solución idónea en cada caso.

Por lo general, puedes ser candidato a la cirugía refractiva láser si:

Eres mayor de 20 años.

Tienes hasta 6-8 dioptrías de miopía, 3-5 de hipermetropía y 5-6 de astigmatismo.

Tu graduación está estable (sin cambios durante el último año).

No tienes alteraciones o enfermedades en la superficie del ojo.

Otra alternativa a considerar, especialmente si tienes muchas dioptrías o tu córnea es de mala calidad, poco gruesa o está alterada, son las lentes intraoculares. Conocidas como lentes fáquicas, ofrecen nuevas posibilidades a pacientes que hace años se descartaban como candidatos a la cirugía refractiva y que, hoy, pueden operarse con las máximas garantías.

Por lo general, puedes ser candidato a la cirugía refractiva láser si:

Eres mayor de 20 años.

Tienes hasta 6-8 dioptrías de miopía, 3-5 de hipermetropía y 5-6 de astigmatismo.

Tu graduación está estable (sin cambios durante el último año).

No tienes alteraciones o enfermedades en la superficie del ojo.

Otra alternativa a considerar, especialmente si tienes muchas dioptrías o tu córnea es de mala calidad, poco gruesa o está alterada, son las lentes intraoculares. Conocidas como lentes fáquicas, ofrecen nuevas posibilidades a pacientes que hace años se descartaban como candidatos a la cirugía refractiva y que, hoy, pueden operarse con las máximas garantías.

Cirugía refractiva con técnicas 100% láser

Hay varias técnicas que se basan en el uso de láseres de gran precisión para “moldear” la córnea con el objetivo de modificar el ángulo de incidencia de la luz que atraviesa el ojo y corregir, así, el defecto refractivo.

En las clínicas Miranza contamos con oftalmólogos precursores y referentes en el uso de estas técnicas, entre las que destacan:


Eficacia y seguridad demostrada desde hace más de 25 años. Consiste en abrir una pequeña lámina (flap) en la córnea, utilizando una cuchilla quirúrgica (microqueratomo), para, seguidamente, aplicar el láser excímer y moldear la córnea.

Una evolución de esta técnica es el Femtolasik o Intralasik, para la que no usamos un microqueratomo sino el láser de femtosegundo.


Una de las técnicas más recientes y sofisticadas, mínimamente invasiva. En vez de levantar la superficie de la córnea, con el láser de femtosegundo tallamos una lámina corneal interna, que extraemos a través de una microincisión de tan solo 2 mm.


Actúa a nivel superficial, por lo que no requiere acceder al interior de la córnea. Para ello, retiramos su capa más externa (epitelio), que luego vuelve a regenerarse, y moldeamos la parte central del tejido corneal haciendo uso del láser excímer.

Cirugía refractiva con lentes intraoculares

La implantación de lentes intraoculares fáquicas va al alza. El avance tecnológico no solo ha permitido la introducción de nuevos diseños y modelos, sino también de equipos que permiten calcular su potencia con gran exactitud y plataformas inteligentes en quirófano que facilitan su posicionamiento perfecto en el ojo.

A la excepcional calidad visual que ofrecen, se suma la ventaja de que es un procedimiento reversible.

Las lentes fáquicas no sustituyen ninguna estructura ocular, por lo que no alteran la anatomía del ojo, más allá de la pequeña incisión por la que se implantan y pueden extraerse si en algún momento se requiere (por ejemplo, para colocar en el futuro otro tipo de lente intraocular para la presbicia o “vista cansada”).

¿Sabías que…?

¿Qué ocurre el día de la cirugía?

La cirugía refractiva dura unos 15 minutos y estarás en la clínica una hora, aproximadamente (teniendo en cuenta la preparación para la operación y el postoperatorio).

Tras la intervención, el reposo es relativo. Esto significa que podrás hacer muchas de las actividades de tu día a día, con ciertos cuidados, que te indicará el cirujano.

La cirugía refractiva dura unos 15 minutos y estarás en la clínica una hora, aproximadamente (teniendo en cuenta la preparación para la operación y el postoperatorio).

Tras la intervención, el reposo es relativo. Esto significa que podrás hacer muchas de las actividades de tu día a día, con ciertos cuidados, que te indicará el cirujano.

  • 15 min. de intervención, aproximadamente
  • Cirugía ambulatoria
  • Anestesia tópica (gotas)
  • Sin puntos

Generalmente, tras la operación, te recomendaremos que:

Uses gafas de sol

Sigas el tratamiento postoperatorio

Descanses al llegar a casa

Evites utilizar maquillaje o productos cosméticos en los ojos durante la primera semana

Estés con los ojos cerrados el mayor tiempo posible, durante las primeras 24 horas

No te expongas a humos

Uses gafas de sol

Sigas el tratamiento postoperatorio

Descanses al llegar a casa

Evites utilizar maquillaje o productos cosméticos en los ojos durante la primera semana

Estés con los ojos cerrados el mayor tiempo posible, durante las primeras 24 horas

No te expongas a humos

En la mayoría de los casos y según la técnica quirúrgica, saldrás de la clínica con una visión razonablemente buena, que irá mejorando progresivamente en las siguientes horas, días y semanas, hasta alcanzar la visión óptima.