RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Tratamientos

Trasplante de córnea

trasplante cornea
Es el tipo de trasplante más practicado en España.
Puede realizarse mediante técnicas selectivas que facilitan la recuperación.
El riesgo de rechazo del transplante de córnea es inferioer al 5%.

¿Qué es el trasplante de córnea?

También llamado queratoplastia, el trasplante de córnea es el tipo de trasplante más realizado en España. Consiste en sustituir la córnea enferma o dañada, debido a alteraciones en su forma o transparencia (propiedades fundamentales para que podamos ver nítido), por una córnea sana procedente de un donante.

Existen múltiples técnicas que podemos realizar y que se agrupan principalmente en:

  • Trasplante de córnea penetrante o completo: sustituimos toda la córnea.
  • Trasplante de córnea laminar, selectivo o parcial: solamente reemplazamos las partes de tejido corneal afectas. Optamos por el trasplante laminar anterior cuando la lesión se encuentra en el estroma (capa intermedia que ocupa aproximadamente el 90% del grosor corneal total). Por el contrario, si lo que está alterado es el endotelio (capa que tapiza el interior de la córnea), realizamos un trasplante laminar posterior.

La córnea tiene apenas medio milímetro de espesor y el endotelio, por ejemplo, es tan fino que no supera las 20 micras. Manipular estas delicadas y complejas estructuras oculares requiere de una gran pericia por parte del cirujano oftalmólogo, aunque las queratoplastias selectivas realmente son las más convenientes para el paciente cuando hay posibilidad de realizarlas. Por ello, especialistas de las clínicas Miranza son pioneros en la aplicación de este tipo de trasplantes de córnea, habiendo realizado las primeras intervenciones en España y contribuido al desarrollo de técnicas mínimamente invasivas como la DMEK (queratoplastia endotelial de membrana de Descemet).

Enfermedades oculares que trata el trasplante de córnea

Además, el trasplante de córnea también puede estar indicado en caso de infecciones corneales profundas o cicatrices  provocadas por estas infecciones, así como edemas corneales tras cirugías intraoculares.

Se trata de una cirugía ambulatoria, realizada con anestesia local, y con un postoperatorio que generalmente no es doloroso (solo leves molestias).

Una de las ventajas de los trasplantes de córnea selectivos es que no solo ofrecen un grado de visión final superior al del trasplante convencional completo (alcanzando incluso el 90-100% de la visión potencial del paciente), sino que también aceleran la recuperación. Por ejemplo, tras una queratoplastia penetrante o total, puedes reincorporarte a tu actividad normal en 3-4 semanas, aunque los puntos permanecen en el ojo alrededor de un año y tu agudeza visual puede ser fluctuante hasta que se retiren. En cambio, técnicas de queratoplastia laminar como la DMEK evitan incluso el uso de suturas y la recuperación se completa en apenas unas 4-6 semanas.

Otro de los beneficios de las queratoplastias laminares es que reducen el riesgo de rechazo del trasplante, que se da en menos del 5% de los casos, respecto al 5-20% de las queratoplastias penetrantes. De todos modos, la probabilidad de sufrir un rechazo corneal es muy inferior a la que existe en trasplantes de otros tejidos y órganos y, en caso de que se produzca, no significa que la nueva córnea deje de ser viable. Se trata de un episodio inflamatorio que, si lo diagnosticamos a tiempo y tratamos de forma adecuada con medicación, podemos revertir para que el injerto se mantenga transparente y funcionando en 9 de cada 10 pacientes. Las señales de alerta de un posible rechazo – que puede ocurrir tanto en el postoperatorio temprano como años después de la cirugía– son rojez, sensibilidad extrema a la luz, visión disminuida y dolor, aunque no tienen porqué aparecer todas a la vez.

Asimismo, las técnicas selectivas también minimizan el astigmatismo remanente que puede quedar tras la operación y reducen la fragilidad del ojo en caso de que tengas un traumatismo, ya que las realizamos con incisiones mucho más pequeñas.