Skip to content

Tratamientos

Cirugía funcional de párpados

operacion párpados
Cuidado experto de la anatomía, función y estética de los párpados.
Pioneros en España y Europa en cirugías sin incisiones visibles.
Referentes en sofisticadas técnicas de reconstrucción palpebral.

¿En qué consiste la operación de párpados?

Cuando hablamos de la operación de párpados, se tiende a pensar únicamente en términos de estética. Sin embargo, hay muchos problemas palpebrales que van más allá de nuestro aspecto y afectan a la visión y salud ocular, ya que impiden un correcto funcionamiento de “la persiana” del ojo. Por ejemplo, si los párpados están caídos, nuestro campo visual se ve reducido, o si no cierran correctamente, la superficie del ojo queda más expuesta.

Mediante una gran variedad de técnicas de cirugía oculoplástica y reconstrucción palpebral, buscamos que los párpados puedan cumplir su función de forma eficaz, siendo conscientes del papel que también juegan en la expresión de la mirada y del rostro. Por eso, en las clínicas Miranza contamos con un equipo de oftalmólogos expertos en el cuidado integral tanto de las estructuras oculares como de la zona periocular,  garantizando la seguridad en todos los procedimientos que te pfrecemos y apostando por intervenciones que procuran evitar o minimizar las cicatrices visibles.

Técnicas

Disponemos de un amplio abanico de procedimientos para la operación de ptosis y otras patologías que afectan al correcto funcionamiento de los párpados. Para casos complejos en los que estos sufren daños severos por accidentes o tumores y hay una pérdida importante de tejido, también ofrecemos sofisticadas técnicas de reconstrucción palpebral.

En cuanto a la cirugía con fines estéticos, además de la blefaroplastia y la cantoplastia, también llevamos a cabo otras intervenciones que, asociadas a la operación de párpados, nos permiten realzar el “marco” de la mirada. Es el caso de la cejaplastia o lifting de cejas, así como del lifting mediofacial, que especialistas de Miranza son pioneros en Europa en realizar desde el interior del párpado (vía transconjuntival) y no a través de la piel como es habitual. Esta cirugía también la indicamos como operación para problemas funcionales de los párpados que afectan a la visión.

Problemas que trata la operación de párpados

Además, otro problema común que tratan los cirujanos oculoplásticos de Miranza es la retracción palpebral, cuando el párpado inferior está más bajo de lo habitual o el superior demasiado alto. Esto puede ocurrir por múltiples causas (traumatismos, enfermedades tiroideas, parálisis faciales, secuelas de una blefaroplastia mal practicada etc.) y deja el ojo muy abierto y más expuesto, lo que puede acarrear sequedad ocular y daños en la córnea.

La recuperación y la apreciación de los resultados variarán según la  técnica de operación de párpados que te hayas realizado, aunque, en todos los casos, se trata de intervenciones ambulatorias y con anestesia local que no requieren hospitalización.

Es normal que al principio notes el ojo hinchado y amoratado, y tengas molestias oculares y dificultad para parpadear. Tampoco debes extrañarte si experimentas visión borrosa, debido a las pomadas que tendrás que aplicarte en el ojo.Tu oftalmólogo te explicará de forma detallada el tratamiento postoperatorio y la pauta de visitas de control que debes seguir, así como las precauciones a tener en cuenta (por ejemplo, las primeras semanas es importante que evites maquillarte, hacer esfuerzos bruscos o bañarte en la piscina o el mar).

La operación de párpados, bien indicada y ejecutada, es una cirugía muy segura. Sus riesgos derivan, fundamentalmente, de la frivolización que a veces se hace de los procedimientos que involucran la estética, sin tener en cuenta que los párpados son estructuras complejas y muy cercanas al delicado globo ocular.

En las clínicas Miranza ponemos a tu disposición toda la experiencia de nuestro equipo de cirujanos oculoplásticos, cuya doble especialidad en oftalmología y estética nos permite realizar intervenciones muy depuradas y con resultados naturales que, ante todo, preserven el ojo y la visión. De este modo, minimizamos posibles complicaciones, generalmente asociadas a una hiper o hipocorrección, que requeriría una nueva cirugía.