Skip to content
calendario Pide cita

Tratamientos

Lipofilling facial

Lipofilling facial

¿Qué es el lipofilling facial?

El lipofilling facial es la técnica de cirugía estética mediante la cual realizamos una transferencia de grasa de ciertas partes del cuerpo, al área del rostro que queremos remodelar o resaltar. 

Para ello, realizamos un estudio previo de la grasa corporal que nos permite valorar la zona donante (normalmente, la periumbilical). En la intervención, extraemos esta grasa, la procesamos  y la reinsertamos en pequeñas cantidades para compensar la pérdida de grasa facial que suele producirse con el paso de los años, logrando unos resultados duraderos y muy naturales. 

El lipofilling facial mejora la calidad de la piel –gracias a las células madre que contiene la grasa procesada–y restaura el volumen.

Problemas que trata el lipofilling facial

El lipofilling facial puede potenciar el rejuvenecimiento del rostro de diferentes maneras, en función de la zona en la que reposicionemos la grasa.  Por ejemplo, podemos utilizarlo para combatir la flacidez, corregir los pómulos hundidos, disimular las bolsas y las ojeras, suavizar algunas arrugas, mejorar los contornos etc.

Para saber cómo puede beneficiar más el lipofilling facial a tu rostro, nuestros especialistas te realizarán un estudio personalizado. Además, es una solución compatible con la blefaroplastia u otros tratamientos de estética oculofacial

El lipofilling facial es una cirugía que realizamos de forma ambulatoria, con anestesia local y sedación para una mayor comodidad. 

Al salir de quirófano, te recomendaremos la aplicación de hielo y te presccribiremos antibióticos y antiinflamatorios, entre otras posibles pautas que te indicará tu cirujano, como evitar realizar esfuerzos físicos intensos los primeros días. Durante alrededor de una semana, puede que notes las zonas tratadas en el lipofilling facial levemente inflamadas. 

Seguiremos de cerca tu evolución en los controles postoperatorios y un mes después de la operación, aproximadamente, apreciarás los resultados definitivos.

Al ser un procedimiento autólogo en el que utilizamos la grasa del propio paciente, el lipofilling facial es muy seguro y evita el riesgo de rechazo que podría suponer insertar la grasa de un donante o un material sintético. 

Gracias al conocimiento y experiencia de nuestros cirujanos oculoplásticos, el reposicionamiento de la grasa en el rostro logrará un efecto muy natural que, a diferencia del de sustancias reabsorbibles como el ácido hialurónico, perdura en el tiempo.