RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Enfermedades de la vista

Ojeras oscuras

ojeras oscuras
Pueden tener un componente genético.
Estudio especializado de sus causas.
Tratamientos estéticos personalizados.

8011

La piel del contorno ocular es la más fina del cuerpo –5 veces más que la del resto de la cara– y, por ello, acusa especialmente los problemas estéticos. Uno de los más comunes, tanto en personas jóvenes como en edades más avanzadas, son las ojeras,  debidas a una alteración en la coloración de la piel de debajo de los ojos.

Este oscurecimiento de la zona confiere al rostro un aspecto cansado y “apagado” y, principalmente, puede  estar ocasionado por.

  • Exceso de pigmentación  (melanina), lo que confiere un color más oscuro.
  • Adelgazamiento de la piel, de modo que la red vascular de debajo se transparenta, y aparece una tonalidad morada.

Hundimiento en la zona que va del ojo a la mejilla (surco nasoyugal), como consecuencia del cual las ojeras todavía se evidencian más.

Aunque las ojeras suelen asociarse a la falta de sueño –factor que las agrava–, puedes notarlas en tu rostro aún teniendo un buen descanso. De hecho, hay muchas causas que pueden provocarlas y en algunas personas tienen origen genético. Es el caso de las ojeras violáceas hereditarias en algunas familias, o de las ojeras raciales pigmentadas, características de pieles más oscuras como las árabes.

En cuanto a los factores adquiridos, la exposición solar también puede provocar manchas que oscurezcan la zona. Por otro lado, ciertas patologías, como alergias o problemas de tiroides, favorecen asimismo unas ojeras más marcadas.

Hay muchas opciones para disimular las ojeras, sobre las que te podemos asesorar en los departamentos de estética oculofacial de Miranza, en función del tipo de ojera y valorando factores como tu anatomía facial, calidad de la piel u otros problemas estéticos asociados, como la presencia de bolsas.

Realizar un estudio previo personalizado es fundamental para ofrecerte las soluciones más eficaces. Por ejemplo, la carboxiterapia facilita la oxigenación y la circulación de la zona, mientras que las inyecciones de ácido hialurónico mejoran el volumen. También existen tratamientos despigmentantes, como los peelings o el láser, y tecnologías como la luz pulsada intensa (IPL) que tratan tanto el exceso de pigmento como el componente vascular.

Estos procedimientos los realizamos mayoritariamente en consulta y podemos combinarlos entre ellos o con otras técnicas, como la cirugía de blefaroplastia para eliminar las bolsas,  a fin de lograr una beneficio más completo en el rejuvenecimiento de la mirada.