RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Tratamientos

Cirugía de la órbita ocular

operación de órbita
Realizada por cirujanos oculoplásticos expertos.
En algunos casos, clave para proteger la visión.
Resultados estéticos muy satisfactorios.

¿En qué consiste la cirugía de la órbita ocular?

La cirugía de la órbita ocular engloba cualquier tipo de intervención quirúrgica que aplicamos en la cavidad que contiene el globo ocular y las estructuras relacionadas con su funcionamiento. Esto incluye el nervio óptico y su red vascular, la musculatura encargada de mover los ojos y fijar la vista, los párpados superiores e inferiores, la grasa periorbitaria, la glándula lagrimal y los huesos que forman el receptáculo cónico en el que se alojan todos estos tejidos. Por tanto, hay muchas estructuras involucradas, necesarias tanto para el proceso visual como para la adecuada protección del ojo. 

Debido a esta complejidad, es importante que la cirugía orbitaria sea realizada por oftalmólogos especialistas en oculoplástica para preservar la visión y la salud ocular, guardando el mayor equilibrio posible con la estética facial.

Enfermedades oculares que trata la cirugía de la órbita ocular

La cirugía de la órbita ocular abarca desde fracturas orbitarias –relativamente frecuentes cuando se recibe un golpe en la cara o se produce una caída–, hasta malformaciones que impiden que el globo ocular funcione con normalidad dentro de la cuenca del ojo o enfermedades que requieren modificar este receptáculo para no causar secuelas visuales. También es una intervención necesaria frente a algunos tumores  que pueden comprometer la visión, el ojo e, incluso, la salud general.

Los especialistas de Miranza son referentes nacionales en la cirugía de la órbita ocular, que llevan a cabo mediante técnicas mínimamente invasivas cuyo objetivo primordial es resolver un problema funcional, además de estético. En algunos casos extremos, esta operación permite evitar un riesgo vital, por lo que es fundamental su manejo experto. Las técnicas más destacadas son:

El hecho de realizar técnicas ambulatorias que no requieren ingreso y que llevamos a cabo generalmente bajo anestesia local y sedación, nos permite facilitar tu recuperación. Después de la cirugía de la órbita ocular, puede que notes el ojo más inflamado o morado de lo habitual, así como cierta dificultad para abrir o mover los ojos. Forma parte del proceso postoperatorio y verás como las molestias irán disminuyendo paulatinamente.

Tu cirujano te detallará el tratamiento a seguir, la pauta de visitas de control y algunas recomendaciones de cara a las primeras semanas, ya que, aunque podrás hacer vida normal, es conveniente que evites esfuerzos bruscos o contactos directos con el ojo.

Ejecutada por manos expertas y con un profundo conocimiento de la anatomía orbitaria, es una cirugía segura y que reporta importantes beneficios en la calidad de vida de los pacientes. Complicaciones potencialmente severas pero muy poco frecuentes son las hemorragias o infecciones, para las que tomamos todas las medidas preventivas disponibles en nuestros quirófanos.