RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Tratamientos

Exenteración ocular

exenteración
Aplicación en caso de tumores que comprometen la vida del paciente.
Planificación de la cirugía a partir de un buen diagnóstico.
Se suele acompañar de tratamiento oncológico y cirugía reconstructiva.

¿Qué es la exenteración ocular?

La exenteración ocular es una intervención quirúrgica en la que extirpamos el contenido de la órbita del ojo. Es un procedimiento parecido a la enucleación –que consiste en la extracción de todo el globo ocular, pero no de los músculos orbitarios ni del nervio óptico– y a la evisceración –operación en la que extirpamos únicamente el contenido intraocular, pero no la esclera ni la musculatura del ojo.

Sin embargo, la exenteración requiere extraer el globo ocular, los músculos orbitarios, el nervio óptico, tejidos adyacentes y, a veces, llegar incluso a los párpados y las cejas. Esto hace que después de la exenteración debamos llevar a cabo cirugías de reconstrucción para mejorar la estética del rostro en la medida de lo posible.

Un buen diagnóstico previo, a partir de un examen completo, nos permite planificar la cirugía con detalle, conociendo de antemano cuántas estructuras oculares están afectadas y cuántas podemos preservar sin comprometer la curación.

Problemas que trata la exenteración ocular

El tumor más frecuente que puede llevar a esta compleja cirugía es el carcinoma epidermoide, aunque existen otros tipos de cáncer, como el basocelular o el melanoma, que pueden comprometer el ojo hasta el punto de tener que practicar una exenteración.

De manera menos frecuente, también nos planteamos realizarla en caso de patologías que cursen con dolor incontrolable, pérdida de visión irreversible, deformidad ocular y/o facial causada por, ejemplo, por infecciones severas, varices extensas o algunos tumores benignos con gran riesgo de malignizarse o con tendencia a diseminarse por el resto de tejidos cercanos.

La exenteración ocular es una intervención que llevamos a cabo de forma ambulatoria y que no requiere ingreso ni cuidados postoperatorios demasiado complicados, aunque tu oftalmólogo te explicará detenidamente las molestias que puedes notar, las pautas postoperatorias que debes seguir y las visitas de control indicadas. También te prescribirá el tratamiento antiinflamatorio y antibiótico que debes cumplir en casa para evitar posibles complicaciones después de la operación. 

A pesar de que la exenteración puede resultar una cirugía muy llamativa, los especialistas oculoplásticos de las clínicas Miranza trabajan con técnicas mínimamente invasivas que buscan los resultados más eficaces y seguros con el menor impacto estético. Así, en función de la extensión del tejido extirpado, valoraremos la estrategia más adecuada para realizar la reconstrucción ocular y facial, pudiendo implantarte una prótesis orbitaria que reemplace la cuenca ocular y sus anejos. También debes tener en cuenta que, dado que la exenteración ocular suele indicarse en casos de tumores muy agresivos, puede ser necesario acompañar esta cirugía de tratamientos oncológicos, como la radioterapia y la quimioterapia.

La exenteración ocular, realizada por manos expertas, es un procedimiento con un bajo índice de complicaciones. A pesar de ser poco frecuentes, a corto plazo pueden ocurrir infecciones o hemorragias en la zona, generalmente con un buen pronóstico si reciben el tratamiento adecuado. Más adelante, también puede darse de forma ocasional un rechazo de los injertos realizados (también tratable)  o la pérdida de alguna sutura, que debemos reparar quirúrgicamente.