RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Tratamientos

Crosslinking Corneal

crosslinking
El crosslinking frena el avance del queratocono en más del 90% de los casos
Es una eficaz alternativa que permite evitar muchos transplantes de córnea.
Consiste en aplicar un tipo de vitamina y radiación ultravioleta soblre el ojo

¿Qué es el crosslinking corneal?

El crosslinking es una técnica que persigue endurecer la córnea con el fin de evitar que se deforme. Esto lo conseguimos mediante la aplicación de riboflavina (vitamina B2) en forma de gotas, que se activa al entrar en contacto con un haz de radiación ultravioleta de baja potencia. Como resultado de esta reacción química sobre la superficie ocular, los enlaces entre las fibras de colágeno que componen la córnea se hacen más fuertes y aumenta la resistencia biomecánica de este tejido.

Se trata de un procedimiento que realizamos en quirófano con anestesia local, sin necesidad de posterior ingreso en la clínica.

Enfermedades oculares que trata el crosslinking

El crosslinking corneal, que en las clínicas Miranza introdujimos de forma pionera, ha permitido reducir significativamente el número de trasplantes de córnea por queratocono, ya que permite frenar la enfermedad en más del 90% de los casos, evitando que llegue a estadios severos. Sin embargo, si la enfermedad ha progresado mucho y está muy avanzada o la córnea ya es muy fina por su adelgazamiento (menos de 400 micras), no podemos optar por el crosslinking y es necesario llevar a cabo el trasplante.

El crosslinking también está indicado en otros tipos de ectasias o deformaciones de la curvatura corneal, aparte del queratocono.

Al final de la cirugía colocamos una lente de contacto terapéutica que retiramos unos días después de la cirugía para ayudar a la curación y disminuir las molestias.

El postoperatorio solo resulta molesto los primeros días, en los que puedes notar sensación de cuerpo extraño en el ojo, fotofobia o molestia excesiva ante la luz etc. También es normal que tras la intervención tengas una pérdida transitoria de visión, debido al proceso de cicatrización de la córnea, pero durante los siguientes meses irás recuperando progresivamente tu visión previa. Debes tener en cuenta que el objetivo del crosslinking no es ganar visión de forma inmediata, sino hacer que tu córnea sea mucho más robusta y resistente a la deformación para evitar un deterioro progresivo de tu calidad visual.

No hay inconveniente en repetir el tratamiento en aquellos casos en que podamos considerarlo necesario, bien porque no ha resultado suficientemente efectivo o porque su efecto se ha diluido con el paso de los años, sobre todo en pacientes jóvenes.

El crosslinking es una cirugía muy segura que no requiere entrar dentro del ojo, ya que actúa directamente sobre la superficie ocular. El índice de complicaciones de esta técnica es inferior al 1%, siempre y cuando se aplique con una buena selección de los pacientes candidatos y respetando los parámetros indicados.

Respecto al trasplante de córnea, es un tratamiento menos invasivo y más conservador y cómodo para el paciente, de modo que ha supuesto un importante avance en el tratamiento del queratocono.