RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Síntomas

Dolor de ojo

Síntoma característico de varios tipos inflamación ocular.
Las lesiones en la córnea suelen ser muy dolorosas.
No siempre está relacionado con la gravedad del proceso.

¿Qué es el dolor de ojo?

El dolor de ojo es uno de los principales motivos de visita urgente al oftalmólogo. Sin embargo, no siempre es una pista indicativa de la gravedad del problema que se esconde detrás: una erosión superficial en la córnea puede ser muy dolorosa –ya que este tejido tiene muchos nervios  (hasta 300 veces más que la piel)–, mientras que enfermedades que amenazan la visión, como un desprendimiento de retina u otras patologías retinianas, por ejemplo, no duelen.

Patologías asociadas

El dolor de ojo responde a multitud de causas. A nivel corneal, puede deberse a heridas (ya sean leves o severas, como úlceras), o bien a alteraciones en la inervación de este tejido (propias de algunas formas de ojo seco) o a una inflamación (queratitis).

Asimismo, el dolor también es característico de la inflamación del iris (un tipo de uveítis), del nervio óptico (neuritis óptica) o, incluso, de todo el globo ocular (endoftalmitis).

Un caso curioso es el del glaucoma, una enfermedad que no suele doler ni dar síntomas evidentes, salvo cuando se produce un ataque agudo por un aumento muy brusco de la presión intraocular. En este caso, resulta muy doloroso.

Por otro lado, si has tenido un traumatismo ocular,  es habitual que el ojo pueda dolerte. También si te has sometido recientemente a una cirugía oftalmológica, aunque las molestias son normales durante el postoperatorio y, en la mayoría de casos, desaparecen en unos pocos días.

¿Cómo afecta el dolor de ojo?

El dolor ocular puede manifestarse de distintas formas, desde una sensación leve hasta una molestia intensa, que puedes notar tanto en la superficie del ojo, como en su interior o a su alrededor. Según la causa, puedes experimentarlo en ambos ojos a la vez o solo en uno de ellos, ya sea de forma intermitente o más prolongada.

En ocasiones lo describirás como si tuvieras algo dentro del ojo; o también es posible que lo sientas como un ardor o como un “pinchazo”.

¿Cómo actuar si tienes dolor de ojo?

Te recomendamos no esperar a que el dolor ocular vaya a más para pedir cita con el oftalmólogo. Realizar una exploración ocular completa es necesario para evitar complicaciones o daños mayores en muchos casos, ya que el especialista podrá diagnosticar con precisión las causas desencadenantes, determinar su severidad e indicar la actuación terapéutica oportuna.

En cuanto al dolor de ojo postoperatorio, el tratamiento con analgésicos que te prescribirá tu doctor para los días siguientes a la cirugía te ayudará a aliviarlo. Verás cómo va remitiendo progresivamente aunque, si no mejora o va a más, es importante que lo consultes. En las clínicas Miranza (link) contamos con un servicio de urgencias oftalmológicas a las que siempre puedes acudir.