RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Tratamientos

MIGS

MIGS-1
Conjunto de técnicas muy seguras y poco agresivas.
Indicadas en casos de hipertensión ocular o glaucoma.
Posibilidad de combinación con la cirugía de catarata.

¿Qué son las MIGS (Minimally Invasive Glaucoma Surgery)?

El término MIGS (Minimally Invasive Glaucoma Surgery) agrupa más de una decena de técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas destinadas a aliviar la presión intraocular característica del glaucoma. Para ello, se basan en la implantación de microdispositivos de drenaje o procedimientos láser que facilitan la salida del humor acuoso, evitando que este líquido se acumule en su interior y acabe dañando el nervio óptico.

En las clínicas Miranza te ofrecemos las últimas innovaciones en el campo de las MIGS, aplicadas de forma segura y con criterio experto. Estos procedimientos se han ido desarrollando a lo largo de los últimos años como alternativa a intervenciones quirúrgicas tradicionales para el glaucoma, como la trabeculectomía, que logran una mayor reducción de la presión intraocular pero pueden conllevar una probabilidad superior de complicaciones intra y postoperatorias.

Una de las principales ventajas de las MIGS es que podemos utilizarlas al mismo tiempo que llevamos a cabo una operación de cataratas, incrementando por tanto el efecto hipotensor. Además, solucionamos dos problemas visuales en un único acto quirúrgico, sin provocar incisiones adicionales y evitando que tengas que pasar por dos postoperatorios.

Enfermedades oculares que tratan las MIGS

Indicamos las técnicas de cirugía mínimamente invasiva para el glaucoma en casos de hipertensión intraocular o glaucomas leves que no responden al tratamiento farmacológico, o bien si, por diversas circunstancias, no puedes recibir esta medicación. Las MIGS nos ayudan a evitar que la enfermedad progrese, facilitando que la cirugía sea una opción a plantear en fases cada vez más precoces gracias a la seguridad que proporcionan.

De todos modos, si tienes un glaucoma más avanzado y no son las técnicas idóneas para ti, debes saber que las operaciones de glaucoma convencionales son actualmente menos agresivas gracias al avance tecnológico.

Los tubos de drenaje que insertamos para facilitar la salida del humor acuoso, de apenas 1 mm de diámetro, son biocompatibles y no requieren suturas para permanecer fijos en su lugar.

Respecto a la cirugía clásica del glaucoma, las MIGS son intervenciones más cortas (de alrededor de unos 10 minutos) y permiten una recuperación entre 2 y 3 veces más rápida. Después de la operación, ambulatoria y realizada bajo anestesia tópica, podrás retomar pronto tus actividades cotidianas, mientras sigues el tratamiento pautado con gotas antibióticas y antiinflamatorias para prevenir una posible infección y favorecer el proceso de curación.

En líneas generales, las técnicas MIGS conllevan menos complicaciones que las cirugías clásicas, reduciendo las posibilidades de sangrado o de daño de las estructuras oculares cercanas. Además, el riesgo de que haya una bajada brusca de la presión intraocular (hipotonía) con las MIGS también es mucho menor. Aun así, es importante que acudas a revisiones de seguimiento para vigilar que la presión intraocular permanezca estable, tanto en el postoperatorio inmediato como a largo plazo, ya que el glaucoma es una enfermedad que requiere control permanente.