RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Enfermedades de la vista

Ptosis congénita de párpado

ptosis congenita
Caída del párpado superior desde el nacimiento.
Puede afectar al desarrollo visual del niño.
Es conveniente operarla de forma precoz.

¿Qué es la ptosis palpebral congénita?

La ptosis palpebral o caída del párpado superior es un trastorno que puede ser adquirido por distintas causas o estar presente desde el nacimiento, en cuyo caso hablamos de ptosis congénita. Es la forma más común de esta patología en edad infantil, cuando es más importante tratarla para evitar que pueda suponer un obstáculo para el correcto desarrollo de la visión del niño.

La ptosis congénita puede presentarse en uno o ambos ojos.

El hecho de tener el párpado superior más bajo de lo normal no solo es un problema estético, sino que también tiene consecuencias visuales para el pequeño. Además de reducir el campo de visión de forma más o menos importante, si llega a cubrir parte de la pupila puede impedir que el niño reciba una estimulación visual adecuada durante los primeros años de vida, etapa clave en la que la visión todavía se está formando.

Por ello, es importante tratar la ptosis congénita de forma precoz, evitando, por ejemplo, que pueda desembocar en un  “ojo vago” que no ha aprendido a ver correctamente.

Además, a partir de cierta edad, esta malposición palpebral puede afectar a la autoestima y las relaciones sociales durante la etapa escolar.

En niños que nacen con ptosis, esta suele deberse a un problema relacionado con el desarrollo del músculo elevador del párpado durante la gestación. En casos menos frecuentes, también puede estar causada por una afectación del nervio que da movilidad a este músculo u otros trastornos neurológicos.

Asimismo, la ptosis congénita puede  formar parte de un síndrome, como el de Marcus-Gunn (elevación del párpado al mismo tiempo que se mueve la mandíbula)  o el de blefarofimosis (conjunto de malformaciones palpebrales).

La ptosis palpebral requiere tratamiento quirúrgico que, especialmente en caso de afectar a la visión, es importante que realicemos de forma precoz. En las clínicas Miranza contamos con oftalmólogos expertos en técnicas de cirugía oculoplástica mínimamente invasivas, que evitan cicatrices visibles en el rostro del pequeño y ofrecen una alta eficacia y seguridad.

Se trata de intervenciones que podemos realizar incluso antes del año de edad cuando así se requiere, desmontando la idea equívoca de que hay que esperar a que el niño sea más mayor para poder operarlo.