RGPD - Cookies
Skip to content
Grupo Miranza
Pide cita

Pide cita

Pide teleconsulta

Si tienes dudas, consúltanos

Envíanos un mensaje

Enfermedades de la vista

Chalazión

Chalazión
Es habitual confundir el chalazión con un orzuelo.
Puede asociarse a patologías dermatológicas.
Desaparece espontáneamente o requiere una pequeña cirugía.

¿Qué es el chalazión?

Un chalazión es un quiste o nódulo que sale en el párpado a causa de la obstrucción de las glándulas de Meibomio. Estas glándulas sebáceas están situadas en los párpados inferiores y superiores y se encargan de segregar una sustancia oleosa que forma parte de la película lagrimal para evitar que las lágrimas se evaporen rápidamente y permitir que la superficie ocular mantenga la humedad adecuada.

Cuando estas glándulas se bloquean, no pueden liberar su contenido, de manera que este se acumula en el interior del párpado y se origina el chalazión.

Es muy frecuente confundir este trastorno con un orzuelo . La diferencia fundamental entre ambos es que el orzuelo suele ubicarse justo en el borde de las pestañas, responde a un proceso infeccioso del folículo piloso y es bastante doloroso. Por su parte, el chalazión se localiza en el centro del párpado, suele ser menos sintomático y no es doloroso.

Generalmente, el chalazión no ocasiona síntomas molestos, aparte del nódulo en el párpado, que estéticamente es llamativo y al que en algunas ocasiones le precede una fase de hinchazón del párpado. En la mayoría de los casos desaparece por sí solo, sin necesidad de tratamiento.

Si el chalazión adquiere un tamaño demasiado grande puede molestarte a la hora de parpadear o ejercer presión sobre el globo ocular y provocarte visión borrosa.

Todos podemos desarrollar un chalazión en algún momento, aunque esta patología puede verse propiciada si tienes inflamación del párpado, conocida como blefaritis, o enfermedades dermatológicas como acné rosácea o dermatitis seborreica.

El chalazión suele desaparecer espontáneamente sin necesidad de tratamiento. Igual que sucede con los orzuelos, en la mayoría de las ocasiones es suficiente con aplicar calor para reblandecerlo y facilitar el drenaje de la glándula taponada. Para ello, te recomendamos poner sobre la zona una gasa o compresa mojada en agua caliente y repetir el gesto varias veces al día, durante 10-15 minutos en cada ocasión.

No obstante, si esto no resulta y el chalazión crece o te molesta, puede ser necesario actuar para eliminarlo. Una opción es inyectar corticoides directamente en el nódulo o recetarte antibióticos si apreciamos signos de infección.

Cuando el chalazión no remite con estos tratamientos o se vuelve recurrente, los oftalmólogos de Miranza pueden llevar a cabo una sencilla cirugía, que consiste en hacer una pequeña incisión en el quiste, drenar la sustancia sebácea y limpiar bien la zona para tratar de evitar obstrucciones futuras.