reapertura de centros Miranza

Reapertura de los centros Miranza

Iniciamos la reactivación paulatina de nuestra actividad, entre estrictas medidas de seguridad

Los centros de Miranza abren de nuevo sus puertas para retomar la actividad asistencial y quirúrgica a partir del 4 de mayo,  tras un período de atención exclusiva a urgencias, desde el pasado 16 de marzo.

Ante el decreto ley gubernamental que permite la reapertura de  establecimientos con cita previa, la docena de clínicas con las que contamos en toda la geografía española inician la reactivación paulatina de actividad, entre las más estrictas medidas de prevención, tanto para el personal como para nuestros pacientes.

Atención con cita previa en los centros Miranza

Con la puesta en marcha de la programación de consultas y cirugías en las clínicas Miranza, esperamos poder volver a verte pronto, para lo que puedes solicitarnos cita por teléfono o bien vía online (consulta aquí los datos de contacto de nuestros centros).

Asimismo, es importante que conozcas y contribuyas al cumplimiento de las medidas especiales que hemos adoptado para esta reapertura, y que puedes consultar en este enlace de nuestra web.

Protocolos de seguridad para minimizar el riesgo de contagio frente al Covid-19

Todo el equipo de Miranza nos realizamos tests de detección de anticuerpos y seguimos meticulosos protocolos de higiene y contención de riesgos en todas las  consultas y áreas comunes de nuestros centros.

En el ámbito quirúrgico, además de aplicar los más exigentes procesos de limpieza, esterilización y desinfección de material y superficies –antes y después de cada cirugía–, todo nuestro personal está equipado con un refuerzo de la protección habitual (doble guante, mascarilla, bata desechable, peucos, etc.).

Si tienes previsto operarte en las próximas semanas, acorde con nuestro protocolo, te tomaremos la temperatura y realizaremos pruebas y preguntas específicas acerca de tu estado, en relación con el virus.

Compromiso con la calidad de vida de nuestros pacientes

Con todas estas medidas, los centros de Miranza garantizan el mínimo riesgo a nuestros pacientes, muchos de los cuales requieren de un pronto seguimiento o tratamiento médico o quirúrgico para evitar una pérdida importante de visión y de calidad de vida, así como para mejorar el pronóstico de las patologías.

Es el caso de algunas enfermedades oculares crónicas que avanzan paulatinamente, pudiendo llegar a producir ceguera, como son el glaucoma o la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad), entre otras, especialmente relacionadas con la retina.