RGPD - Cookies
Skip to content

“La primera decisión en una cirugía de desprendimiento de retina y de otras enfermedades de retina es la que va a marcar el futuro de la visión del ojo”. Así de contundente expone el Dr. Borja Corcóstegui, director médico de IMO Grupo Miranza Barcelona y presidente del CLF de Miranza, lo irreversible de una mala actuación quirúrgica en la retina, en este cuarto podcast de la serie “Miradas que hablan”, de Miranza.

Según el especialista, “esa primera cirugía oftalmológica puede dejar un daño y un detrimento visual para toda la vida, que no se podrá solucionar en una segunda operación o posteriores”. “Esto ocurre en general en todas las enfermedades oculares y actuaciones que hacemos en el ojo, pero, especialmente, en la retina”, añade.

Junto al Dr. Javier Chacártegui, especialista en superficie ocular de Miranza  IBO e, igualmente, miembro de la dirección colegiada de Miranza, Corcóstegui habla sin matices de lo delicado de las estructuras oculares y del gran respeto que debe tener todo cirujano frente a cualquier abordaje a este órgano. Por ello afirma que “cuando uno toma la decisión de hacer una cirugía de desprendimiento de retina, tiene que buscar que se cure la retina y, muchas veces, hacer lo mínimo no solo no funciona, sino que puede empeorar las cosas”.

Por su parte, el Dr. Chacártegui explica que en cirugía refractiva –conjunto de técnicas quirúrgicas que se pueden practicar en la córnea o dentro del ojo para corregir defectos de refracción o presbicia–, existen algunas opciones que son reversibles, como la implantación de lentes intraoculares, especialmente las que se colocan sin tocar el cristalino.

Dr. Borja Corcóstegui junto al Dr. Javier Chacártegui

Cirugía oftalmológica de retina vs. segmento anterior

Según el especialista, “esta reversibilidad podría marcar una diferencia respecto a la retina, aunque no por ello debemos caer en la banalización de esta cirugía, ni de la de catarata, como se hace a menudo”. Los dos oftalmólogos de Miranza coinciden en que las operaciones del segmento anterior del ojo mal indicadas o realizadas también pueden dar muchos problemas. “El mecanismo de esta parte del globo ocular, que vendría a ser el objetivo de la cámara –ya que permite que las imágenes lleguen con nitidez a la retina para enfocar de lejos y de cerca–, es muy complicado y está muy bien diseñado”, explica Chacártegui. Por tanto, considera que “la experiencia del cirujano es muy importante para evitar problemas”. 

Otra clave que destacan ambos especialistas es la correcta indicación de la cirugía oftalmológica. Según afirman, hay que tener en cuenta que cada paciente es distinto, tanto por sus dioptrías, como por el grosor de la córnea y otras características físicas de su ojo, y también porque los requisitos, necesidades y expectativas de cada persona también son diferentes. Por eso, es importante indicar y realizar la cirugía de forma responsable y experta, con lo que la probabilidad de que haya alguna complicación es muy baja.

En este sentido, Chacártegui asegura que “la nueva tecnología ayuda mucho, ya que nos permite diagnosticar córneas débiles y obtener unos cálculos espectaculares de las lentes a implantar, asegurando mucho más los resultados ópticos y evitando casi del todo que pueda producirse algún error refractivo”. Más allá de la técnica, los especialistas destacan otras claves, como “entender al paciente, realizarle un examen completo y escoger el procedimiento y la lente intraocular ideal para cada caso”.

Innovación y prevención en oftalmología

Mientras, se siguen sucediendo avances y se van abriendo paso varias líneas de investigación con el objetivo de que cada vez sea más difícil que se produzcan pérdidas irreversibles de visión. En este sentido, el equipo oftalmológico de Miranza destaca el papel de las inyecciones intraoculares, especialmente para la DMAE y el edema macular diabético, que en los últimos años han permitido grandes mejorías visuales en estos pacientes. De cara al futuro, el Dr. Corcóstegui confía especialmente en las terapias génicas y celulares, mientras que Chacártegui cree que, en lo que se refiere a cirugía del segmento anterior, la regeneración de las capas de la córnea y la restauración de la acomodación del cristalino serían los dos grandes avances que evitarían los principales problemas de visión relacionados con esta parte del ojo, algo que, actualmente, es todavía  “ciencia ficción”.

Para concluir, los doctores recuerdan que, además de la tecnología y de la experiencia y pericia de los cirujanos, y mientras se avanza en nuevas opciones cada vez más sofisticadas, el papel de la prevención sigue siendo muy importante. Destacan algunas medidas de prevención esenciales que están en manos del paciente, como el evitar el tabaco, el consumo excesivo de alcohol y de grasas y, en general, la mala alimentación, así como abandonar la vida sedentaria.

Share