Consentimiento informado: consulta oftalmológica no presencial por telemedicina

Información previa sobre la telemedicina:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la Telemedicina como la provisión de servicios de salud en los cuales la distancia es un factor crítico, donde los profesionales de la salud usan la tecnología de información y las comunicaciones (TICs) para el intercambio de información válida, para el diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades o daños, así como la formación permanente de los profesionales de salud y en actividades de investigación y evaluación, con el fin de mejorar la salud de las personas y de la comunidad. La información puede usarse para orientación, diagnóstico, seguimiento y / o educación, y puede incluir cualquiera de las siguientes herramientas:

  • Registros médicos del paciente.
  • Imágenes médicas.
  • Audio y video bidireccional en vivo.
  • Datos de salida de dispositivos médicos y archivos de sonido y video.

Los sistemas electrónicos utilizados incorporan protocolos de seguridad para proteger la confidencialidad en relación con la identificación del paciente, las imágenes y demás datos que puedan intercambiarse entre las partes e incluirán medidas para salvaguardar los datos y garantizar su integridad de la información.

El sistema telemático de consulta ofrece un mejor acceso a la atención médica al permitir que un paciente permanezca en su ubicación mientras el profesional y los equipos de salud brindan información desde un sitio distante.

Además, el servicio telemático de consulta, entre otras cosas, permite:

  1. Limitar la propagación de COVID-19 y otras enfermedades transmisibles.
  2. Obtener la consulta de un médico especialista distante sin viajar.
  3. Realizar evaluaciones médicas, así como el manejo de pacientes que no pueden viajar.

Información sobre posibles riesgos

Atendiendo a que el servicio telemático de consulta consiste en una consulta no presencial, aunque no implica intervención alguna, existen riesgos potenciales y asociados como con cualquier otro procedimiento médico. Estos riesgos incluyen, pero no se limitan a:

  • La insuficiencia de información transmitida por el paciente. Hecho que puede ser no suficiente para permitir la toma de decisiones médicas adecuadas. Por ejemplo, ciertos parámetros del examen ocular no se pueden probar de forma remota, como la presión ocular. Además, puede haber una resolución deficiente de las imágenes. Esto puede causar un retraso en la evaluación médica y el tratamiento.
  • La posibilidad de fallos técnicos o humanos en los protocolos de seguridad, pudiendo causar una violación de la privacidad de la información médica personal.
  • La posibilidad de interacciones adversas con los medicamentos o reacciones alérgicas u otros errores médicos por la falta de acceso a los registros médicos completos del paciente.

Es importante hacer hincapié en que la consulta oftalmológica realizada a través del servicio de telemedicina en ningún caso puede sustituir o equipararse a una consulta médica presencial. Por tanto, la garantía de resultado a través de este servicio no puede garantizarse.

Información sobre el tratamiento de datos personales

En virtud de lo dispuesto en los arts. 5, 6, 7, 12 y/o 13 del del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016 (RGPD), así como en el art. 11 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPDGDD), se informa al interesado/a que los datos facilitados a través del presente y/o aportados con motivo de la teleconsulta médica (incluida la imagen y sonido) serán utilizados por Miranza Inversiones Oftalmológicas, S.L.  (en adelante ‘el Centro’) en base a la relación contractual entre el/la interesado/a y el Centro con motivo del servicio de teleconsulta médica contratado y, en todo caso, reforzada además por el consentimiento explícito otorgado por el interesado/a y/o su representante legal.

Los datos facilitados y/u obtenidos con motivo del servicio de teleconsulta médica podrán ser utilizados para las siguientes finalidades (* finalidad ii) optativa):

  1. Prestación de la mejor atención sanitara posible del/a paciente.
  2. Fines de investigación

Autorizo al tratamiento y la comunicación de los datos para la finalidad de investigación.

Los datos podrán ser comunicados a aquellos profesionales que intervengan en el servicio prestado (incluso otros profesionales ubicados en distintas geografías o fuera del Estado español), en caso de aceptar la finalidad ii) a aquellos intervinientes en la investigación o, finalmente, si existe alguna obligación legal que así lo establezca. Los datos serán conservados de acuerdo con lo establecido en la normativa y, en todo caso, hasta la prescripción de las acciones que se pudieran derivar. En caso de no autorizar el tratamiento y la comunicación de los datos, no se podrá llevar a cabo el servicio de teleconsulta mencionado. Si lo desea, puede contactar con nuestro Delegado de Protección de Datos (DPD), revocar el consentimiento facilitado y/o ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y/o portabilidad de los datos mediante correo electrónico dirigido a la siguiente dirección: [email protected]    En caso de que considere que se han vulnerado sus derechos también le asiste el derecho a presentar una reclamación frente la autoridad de control competente.

Consentimiento informado

De acuerdo con todo lo expuesto anteriormente declaro haber leído o haber sido informado en relación con el presente documento de consentimiento informado, siendo plenamente consciente del contenido y decidiendo libremente este sistema de atención telemático frente al único alternativo: la consulta médica presencial.

Declaro haber sido informado explícitamente y haber entendido los siguientes puntos:

  1. Que el especialista encargado de llevar a cabo la atención de la teleconsulta médica para tratar de alcanzar un diagnóstico de presunción y no forzosamente de certeca únicamente se podrá guiar por mis explicaciones y/o las imágenes (video-asistencia / fotografías) que yo, como paciente, pueda proporcionarle. En este sentido, dadas las características del sistema de consulta, el/la profesional no podrá realizar ninguna exploración médico-oftalmológica, pudiendo ser el margen de error más elevado que en la consulta presencial.
  2. En cualquier momento, incluso durante el transcurso de mi atención, podré retirar mi consentimiento para el uso de la telemedicina sin que este hecho afecto atenciones futuras por la misma metodología.

Me doy por enterado de toda la información contenida en el presente documento así de como todas aquellas cuestiones, dudas y preguntas planteadas a los profesionales del Centro en relación tanto con el documento como del servicio de teleconsulta médica.

Es por ello por lo que, declarando HABER SIDO INFORMADO otorgo mi CONSENTIMIENTO EXPLÍCITO para recibir la consulta oftalmológica no presencial por telemedicina que solicito de Miranza Inversiones Oftalmológicas, S.L., prestada por el personal médico oftalmológico del mencionado centro a cuyo efecto formalizo y firmo el presente consentimiento consciente de las limitaciones y el alcance restrictivo que conlleva esta novedosa e innovadora forma de atención, asumiendo que he rechazado el ofrecimiento de la asistencia presencial tradicional realizada en las dependencias  del centro y considerando que el sistema de teleconsulta médico elegido me proporciona la información necesaria.